menu
30 11
-0001
Agresividad en el perro, un comportamiento innato

Algunos canes se muestran violentos hacia los seres humanos o hacia otros animales en diferentes momentos, ¿a qué se debe este comportamiento? Hoy vamos a conocer la razones por las que un peludo se comporta agresivamente.

 

La convivencia entre el perro y el hombre no ha sido un camino fácil y es que el perro se ha tenido que adaptar a unas circunstancias que no le eran naturales. El ser humano ha demandado durante muchos años conductas dispares, por lo que no le ha dejado al peludo asimilar un camino u otro. Un perro puede ser agresivo para un hombre pero para otro puede ser un buen perro guardián, un perro puede parecer muy ‘pachón’ para un equipo de trabajo con animales pero puede ser ideal para convivir con un anciano... Y es que les damos muchos trabajos diferentes y les exigimos comportamientos dispares dependiendo de nuestras propias circunstancias, ¿nos hemos parado a pensar qué necesitan ellos y a comprender su forma de actuar en determinadas circunstancias? 

El hombre comenzó a convivir con el perro en la época de las cavernas, en aquel tiempo el racional debía de tener miedo al animal de cuatro patas pues venía de un estado totalmente salvaje. Y aunque seguramente resultó un problema, a la larga fue una gran ayuda para el amigo humano ya que le avisaba cuando una bestia se acercaba a ellos. Con el tiempo se comprobó que no solamente avisaba sino que también les quería proteger, les acompañaba y todo a cambio de conseguir sobras de lo que el humano comía. 
En la actualidad tenemos una forma de concebir el comportamiento del perro mucho más humana. La televisión ha colaborado a que le veamos como a un fiel amigo dispuesto a dárnoslo todo a cambio de muy poco aunque ciertos incidentes nos devuelven a la realidad.

Un comportamiento congénito

El perro ni nace como un santo ni nace como un demonio, él es como es y es el resultado de la evolución a nuestro lado. No podemos criticar su comportamiento desde el punto de vista humano y esto nos lleva a recordar que algunos comportamientos que nos parecen agresivos, le son innatos.

No nos alarmemos, nos referimos a aquel carácter que pone de manifiesto ante la defensa de su territorio, su camada, su alimento... En general, el modo de actuar que pone de manifiesto un peludo se debe a diferentes factores: genética, educación recibida, factores del entorno, estado hormonal...

En este sentido, podemos ver que es absurdo decir que ciertas razas son por nacimiento agresivas. Expertos de todo el mundo han puesto en evidencia que esos pequeños grupos aparecen por la selección de ciertas características físicas y comportamentales. Normalmente las conductas violentas están motivadas por el miedo y la defensa del territorio, aunque la recibida por dominancia será la más destacada.

Nuestro pequeño peludo intentará durante sus primeros años escalar a la mejor posición dentro del núcleo familiar, es decir su manada. Para ello irá presentando comportamientos que no nos van a aparecer en principio agresivos como gruñiditos al acercarnos a su comida o juguetes, pequeños mordiscos al echarlos del sofá... Serán maneras de conseguir sus metas.

Nosotros les hemos enseñado un tipo despreciable de agresividad: la lucha canina

Existe un tipo de violencia que el perro no demuestra por dominancia ni defensa de su territorio, será la que muestre contra otros perros en las peleas de perros. Un combate para el que los animales son entrenados desde pequeños a luchar contra otros seres de su especie porque saben que al final obtendrá una recompensa del humano. Estos humanos son miembros de grupos de redes internacionales organizadas por delincuentes y aficionados a la puesta. El lastre que tienen que aguantar los llamados ppp es en gran parte debido a que sus razas son las elegidas por los despreciables individuos que colaboran en estas peleas ya que son ejemplares con bastante fuerza.

 

fuente: https://www.muymascotas.es/comportamiento/etologia/articulo/agresividad-en-el-perro-un-comportamiento-innato-311508409967/amp

 

 

Autor: Boby
Rotar Imagen



Califíca este Post
Puntos