menu
05 03
2019
Chonino, el verdadero Rin Tin Tin del que poco te han hablado.

Chonino, el verdadero Rin Tin Tin del que poco te han hablado.

 

Por

 

Eugenio Henao E.

 

 

Los medios masivos de comunicación tienden a tergiversar la realidad a través de su lente. De este modo, pueden convertir a alguien común en un ídolo de masas, a un buen líder en la persona más odiada y desprestigiada, o incluso, como puede verse actualmente en redes sociales, llevar al linchamiento a un inocente.

Algo similar hizo la industria cinematográfica desde su maquinaria más portentosa: Hollywood, cuando convirtió a un Pastor Alemán, que obedecía al nombre de Rin Tin Tin en el héroe de todos. Un fenómeno mundial al que todos lloraron en1932 cuando falleció y que luego todos amaron cuando reapareció en 1954; obviamente no era el mismo, de hecho hubo muchos Rin Tin Tin, no todos tan listos, pero eso a nadie importaba, ni importa actualmente.

Sin embargo, 43 años después, lejos de la farándula de Hollywood, destinado a servir a la policía, nacía el verdadero Rin Tin Tin, el de carne y hueso, del que el mundo poco sabe. Nacía en América, eso sí, pero no en la del norte sino en la del sur. Un héroe en forma de perro, porque los héroes adoptan variadas formas, al que llamaron Chonino. Su historia no quedó registrada por las cámaras de Hollywood, porque la vida señores es algo más compleja que eso. A continuación su historia.

Chonino era un Pastor Alemán de pelo largo entrenado por la policía Argentina como perro de protección. El 2 de junio de 1983, estaba realizando junto a su guía, el suboficial Sibert, y en compañía, ese día, del agente Ianni , un patrullaje de rutina en Lastra y General Paz. Cuando, en una noche lluviosa y fría, el grupo de policías encuentran a dos sospechosos que merodeaban un local que estaba a punto de cerrar.

De este modo, cuando la autoridad quiso identificarlos, los delincuentes abrieron fuego contra su humanidad. Así pues, dio inicio a un enfrentamiento en donde ambos agentes y un maleante resultaron gravemente heridos. Los hampones se dieron a la fuga, mientras que Chonino, al ver a su guía tendido en el suelo y mal herido, no titubeó en capturar a los bandoleros, así que se dirigió hacia ellos a toda velocidad, con la firme intención de impedir su fuga y se abalanzó sobre uno de ellos a quien pudo reducir. Sin embargo, su cómplice le disparó cobardemente en el pecho. 

Pero, como dice la sabiduría popular, no está muerto quien aún pelea. El can se arrastró, en un último esfuerzo, durante más de 100 metros hacia su guía, para finalmente morir junto a él.  En un espectáculo Dantesco, a tan solo algunos metros del suboficial Sibet, quien herido de gravedad sujetaba a su compañero canino sin vida entre sus brazos, yacía el cadaver del agente Ianni.

Poco después, ante la llegada de los cuerpos oficiales de la policía, cuando parecía que los delincuentes se habían salido con la suya, los oficiales descubrieron, para sorpresa de todos, entre las férreas mandíbulas de Chonino, un trozo de chaqueta del agresor al que había atacado y dentro de este sus documentos de identificación, gracias a los cuales pudieron capturarlos solo cinco días después. Ahora sus restos descansan en el Museo de la Policía Federal Argentina

Desde entonces Argentina no fue igual, pues ese héroe de carne y hueso, logró desde su modesto y cotidiano trabajo transformarla. La Argentina de hoy celebra el dos de junio el día nacional del perro, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires promulgó en 1989 la ordenanza mediante la cual se nombraba como Chonino a la calle de acceso a la División Perros de la Federal y se levantó un monumento en bronce del valiente perro que inmortaliza su heroico acto.

En la imagen de Chonino cada cual es libre de encontrarle un sentido. En lo personal, me recuerda la diferencia entre la fama y la gloria. La primera es masiva e inocua; la segunda, aunque por lo general anónima, es eterna.

 

 

 

 

Autor: Eugenio
Rotar Imagen



Califíca este Post
Puntos