menu
24 03
2019
Otro tipo de perro guardián

Con frecuencia, un alto número de personas están fantaseando con que sus perros los van a salvar, que van a evitar que alguien los agreda o haga daño, que los van a sacar de su casa en medio de las llamas o que van a acudir a su encuentro en medio de un bosque donde se hallan perdidos y desvalidos para rescatarlos. Pues bien, parte de culpa de esta idealización de los perros la tienen el cine y la televisión, el resto es producto de la humanización que se hace de las mascotas y de esa versión romántica con la que su suelen comprender las cosas, como si la vida fuera una película de 24 horas y las personas sus protagonistas.

Habiendo aclarado lo anterior, llama la atención una serie en Netflix llamada: After live: más allá de mi mujer, que relata como una esposa antes de morir graba un video a su marido con instrucciones para que siga adelante con su vida, pues es consciente que sin ella su vida no será fácil. Por su parte , el viudo prefiere ignorar las recomendaciones de su amada esposa y decide terminar con su existencia, sin embargo su decisión  debe verse postergada una vez mira a su perra a los ojos, y comprende que el ser vivo que más ha amado, después de su esposa, depende totalmente de él, por lo que se ve forzado a vivir; eso sí, decide que si lo hará será con sus reglas y no le importará nada ni nadie, a fin de cuentas, en este punto todo le da igual, por lo que se convierte en una persona irónica, aguda, crítica y si se quiere algo irresponsable y grosera.

De este modo, puede verse a lo largo de la película como cada vez que Tony (Ricky Gervais),  siente que no puede más y decide acabar con su vida su perra aparece ladrando para salvarlo

Pues bien, la película tiene dos asuntos interesantes, Primero aunque es un perro Pastor Alemán , no es de las populares y conocidas líneas de exposición, al contrario es uno de línea de trabajo lo cual no es tan común en la pantalla chica.

Por otro lado, no es la típica serie donde el perro salva la vida de su compañero sacándolo inconsciente de su auto antes de que estalle, o cortando las ataduras que lo sujetan mientras su casa arde en llamas, ni tampoco la escena preferida por todos:  atacando a un hombre armado que intenta hacerle daño. Lo hace de la forma más simple, cotidiana, real y fundamental con la que un perro puede salvarnos la vida a diario, con su cariño, incondicionalidad y lealtad constante, es decir, simplemente con su presencia.

After live, es una serie que refleja el dolor de un hombre de carne y hueso que enfrenta lo más duro por lo que puede pasar el ser humano, aceptar la pérdida y tiene como coprotagonista una perra que lo mantiene a flote hasta que encuentra opciones de vida. Un fiel retrato de las familias modernas que permite entender lo que significa una mascota en la contemporaneidad, para aquellos que aún no logran entenderlo y la importancia de estas en la sociedad moderna.

Una sociedad donde el estrés la soledad y lo que Bauman llamó la sociedad líquida han llevado a amoldar las mascotas como catalizadores sociales y emocionales. Ya no vivimos en la sociedad que necesitaba perros para pastorear, cuidar el ganado o cazar. Los tiempos han cambiado y la función de la mascota continua siendo la de un guardián, solo que esta vez protege nuestra estabilidad emocional con la misma convicción férrea que los cerberos de antaño lo hacían con la propiedad.

Las necesidades del perro actual, su estilo de vida y la relación con el humano dista mucho de la forma en que se hacía antes en las granjas y pueblos del siglo pasado, pero no por ello su papel es menos importante ni protagónico.

After live me recuerda la película Soy leyenda protagonizada por Will Smith, donde este  era el único sobreviviente de la especie humana y su única compañía era un perro, casualmente también Pastor Alemán, esta versión hollywoodense  muestra un perro más heroico que sacrifica su vida por la de su amigo humano en un acto de acción que a todos conmueve cuando enfrenta con garras y dientes a un grupo de perros zombie. Sin embargo, Tony (Ricky Gervais) y Robert Neville (Will Smith) sobrellevan una soledad y un duelo profundo, el cual solo es sufrible gracias a la compañía de su pastor alemán, la diferencia quizá radica en que la historia de after live es más cruda y triste, toda vez que su protagonista vive lo que es el sentimiento de soledad más profundo que un ser humano puede experimentar: sentirse solo en medio de la gente. Robert Neville no odia a los zombies, solo quiere evitarlos, mientras que Tony desprecia a la humanidad sobre la que proyecta toda su tristeza y redirecciona toda su furia. Por suerte para él, cuenta con su perra para celar su tranquilidad como la heredera de un linaje que durante 10.000.000millones de años han acompañado y cuidado del hombre, demostrando que el perro moderno aún vela por nosotros, aunque de maneras quizá distintas y menos rimbombantes, no por ello menos heroicas.

 

Autor: Eugenio
Rotar Imagen



Califíca este Post
Puntos